¿Cómo funciona?

El poder de la música es tan fuerte que puede provocar reacciones emocionales en las personas, como la tristeza o felicidad. En la década de 1950, el famoso investigador sobre la alteración de la conciencia Robert Monroe, en su exploración sobre el uso de los estímulos cerebrales, descubrió que utilizando patrones específicos de sonidos binaurales se lograba optimizar y potenciar las capacidades cerebrales de las personas [1].

Pero, ¿qué son los sonidos binaurales? Los sonidos se reciben independientemente por cada oído y crean efectos diferentes en distintas partes del cerebro. Entonces, la información que recibe cada oído se procesa en el cerebro, donde comparando los impulsos nerviosos que produce cada uno, se interpretan finalmente todos los aspectos de la onda sonora, conociéndose a este fenómeno como fusión binaural [2].

Existen variadas publicaciones investigativas asociadas a los efectos que producen los sonidos binaurales en el estado de las personas, como los cambios en los estados de excitación, foco de atención y niveles de conciencia que conducen a una mayor integración sensorial en respuesta a estas frecuencias; dando paso a un estado de relajación, reducción del estrés, manejo del dolor, la mejoría del sueño, entre otros.

Música para mitigar el dolor

Existen ciertos géneros musicales que ayudan a disminuir la actividad cerebral y aumentan el bienestar al modificar el estado de ánimo. Cuando una persona escucha música, su cuerpo libera dopamina, una substancia química que estimula el placer en el cerebro[1], reduciendo el malestar frente a un dolor de cabeza [3].

Subir